14 septiembre 2009

Cartas al director: "Contenedores soterrados"


Contenedores soterrados

Uno de los peligros que corre un político con responsabilidad en cualquier área de gestión es anteponer su criterio o convencimiento personal al interés general. Ser más papista que el papa cuando una propuesta concreta exige su puesta en práctica, o al menos un debate que conduzca a la mejor resolución posible, dice muy poco a favor del gestor de turno y bastante respecto a la vanidad o cerrazón del gobernante. Antonio Ávila, concejal de medioambiente en el ayuntamiento de Badajoz, ha incurrido en el error de zanjar un proyecto tan necesario como urgente para el casco antiguo y otros barrios de la ciudad por la absurda egolatría política. Sus argumentos, tan peregrinos como “proféticos”, en contra de la instalación de contenedores soterrados porque también pueden ser objetivo de los vándalos o causar heridas a los operarios encargados de su vaciado, se invalidan desde el mismo momento en que los considera. En primer lugar porque denosta todas las actuaciones ya implantadas con éxito en diferentes localidades de la región, de España y de otros países de nuestro entorno. Y en segundo porque su gestión y la de los que le precedieron dice muy poco sobre avances en la limpieza en una de las capitales más sucias del país. No hay peor ciego que él no quiere ver, y son ya muchos años, décadas, de ceguera municipal en un asunto que cualquier inspección de sanidad –incomprensible que aún no se haya realizado- desaprobaría de facto.

Por otra parte, las recientes declaraciones del portavoz del ayuntamiento pacense, Francisco Javier Fragoso, cerrando cualquier proyecto ciudadano a los nuevos fondos del Plan E para 2010, corroboran no sólo el efecto mimético del razonamiento obtuso, también la incongruencia de invalidar determinadas propuestas que respetan los usos a que deben destinarse los millones de euros que corresponden a Badajoz: dependencia, medio ambiente y nuevas tecnologías. Tanto los contenedores soterrados, para el que ya existe un presupuesto diseñado por la Asociación Cívica, como otras peticiones de carácter medioambiental, túneles, carril-bici, rehabilitación del Fuerte de San Cristóbal, etc., etc., propician que, al menos, sean tenidos en cuenta y no desfenestrados a la primera de cambio. Habrá que recordar a nuestros gestores, por si la terquedad los sigue cegando, que el medio ambiente comprende el conjunto de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y un momento determinado que influyen en la vida del ser humano y en las generaciones venideras.

Fdo: Alfonso Cortés

La Asociación Cívica no se hace responsable de las opiniones personales recogidas en este blog.

1 comentario:

  1. Hey genial lo que cuentas de tu ciudad¡¡¡

    Da gusto leerte¡¡¡

    ResponderEliminar

¡Gracias por vuestros comentarios!
(Los comentarios serán visibles una vez se haya verificado que no son inadecuados ni contienen spam)

ACCB

cookie consent